¿Es obligatorio contratar un seguro cuando voy a pedir un préstamo personal? ¿Lo puedo contratar por mi cuenta? ¿Es legal si me lo vinculan?

Antes de comenzar, como recordaréis en uno de los artículos que hablamos de hipotecas, cuando se va a pedir financiación, normalmente ofrecen algún seguro de vida vinculado a este préstamo personal con alguna pequeña cobertura “por si acaso”. Y esto es por un simple motivo: para que tanto ellos como tú os cubráis las espaldas. A continuación veremos qué tipos de seguros hay vinculados a préstamos personales, si son obligatorios y si son recomendables escogerlos si se tiene la oportunidad.

 

Seguro de vida vinculado a un préstamo personal

En primer lugar, echando la vista al pasado, los seguros de vida los vinculaban a un préstamo personal casi de manera obligatoria, saltándose la ley de esta manera, pero desde que han puesto foco en ello, ya son menos los que se atreven. En cambio, ofrecen unos seguros muy específicos –como coberturas que no necesita o una suma superior para que paguen más– a los clientes que, en ocasiones, casi sale mejor que los usuarios busquen por su cuenta seguros personales para poder cubrirse las espaldas. ¿Y por qué para cubrirte las espaldas? Por lo siguiente.

Imagínate que pides un préstamo hipotecario, y a los tres años por infortunios del destino, tienes un accidente y te quedas postrado en cama durante los próximos dos años más otros tres de recuperación.

 

Seguro de vida ligado a préstamo personal

Obviamente pierdes tu fuente de ingresos y el banco, por impago, te embarga tu casa. Lo que hace este tipo de seguros vinculados a préstamos personales, es precisamente que, aunque te pase algo de esto, el seguro paga la suma contratada –la cantidad del préstamo– y así te quitas de futuros imprevistos desagradables.

Si bien es cierto que nunca hace mucha gracia pagar por un servicio que puede que nunca necesites, hasta que lo necesitas. En ese momento ya no hay marcha atrás, y ante posibles imprevistos, mejor cubrirse desde el primer momento.

Existe una modalidad del seguro de vida vinculado a un préstamo personal denominado “seguro de amortización”, por el que conforme vaya pasando el tiempo y se vaya reduciendo la cantidad a pagar del préstamo, también se va reduciendo la suma a pagar del seguro. Para que, en el momento que acabes de pagarlo, la póliza habrá acabado. Es una opción muy a tener en cuenta.

 

Mejores seguros vinculados a préstamos personales

El más común es el seguro de vida vinculado a un préstamo hipotecario. Como hemos dicho antes, los bancos no están obligados a vincularlos, pero tienen total libertad para ofrecerlos, y es algo muy bien pensado y sobre lo que reflexionar de cara a adquirir un compromiso tan a largo plazo como es una hipoteca. Pero que sepáis que no pueden obligaros a contratar un seguro.

Los mejores seguros vinculados a préstamos personales son: vida, hogar y auto. Y para créditos concedidos, como las hipotecas, 8 de cada 10 ocasiones vinculan un seguro de hogar, después es el seguro de vida el que va ligado al préstamo y por último auto. Orden diferente para el mismo fin: cubrirse ante los infortunios del destino.

Bueno, ¡esto ha sido todo por esta semana! Esperemos que os sirva, hayáis aprendido y conocido un poco la situación que hay en este momento.

Para cualquier consulta o duda, estamos a tiro de llamada.

A ti, lector, gracias por tu tiempo.

Un saludo