En primer lugar recuerda que ya vimos qué era un contrato de renting y uno de leasing, ahora vamos a ver la diferencia entre contrato leasing y renting. Ambas son modalidades diferentes de la posesión de un producto sin ser totalmente dueño de ello, vamos a ver qué ventajas tiene cada una y en qué situación rentaría cada una.

Contrato leasing y renting y sus características

La principal diferencia entre contrato leasing y renting es que en uno de ellos tienes la opción a devolver el bien al final del alquiler, o comprarlo (con un importante descuento) o prorrogarlo. Esta modalidad de trata del leasing, aunque si bien es cierto que existe una modalidad en el contrato de renting que permite tener opción a compra, pero no es lo común y para tener esa opción, como se ha dicho, habría que irnos al leasing.

Otra notable diferencia entre contrato de leasing y renting, es que este último no requiere de un gran desembolso inicial, esto es, no hay que pagar entrada. El más usado por las empresas es el renting, ya que les permite tener mayor capacidad de previsión de gastos presentes y futuros, y reducir la posibilidad de inversión en maquinaria (o flota) y en su posible reparación pasado un tiempo.

Diferencia entre contrato de leasing y renting y para qué sirven

Ambos tienen funcionalidades distintas, ya que en ellas residen las principales diferencia entre contrato de leasing y renting. La que es más cómoda para los autónomos o personas jurídicas es renting, ya que incluso tiene ventajas fiscales porque te puedes desgravar. En cambio el leasing quizá es más conveniente para una persona física ya que, aunque pague un poco más, se despreocupa del coche.

Leasing y renting ejemplos en contabilidad

Con respecto a esto, aunque parezca que no hay mucha diferencia entre contrato leasing y renting en contabilidad, ambas son totalmente distintas entre sí. El renting se trata de un arrendamiento, con lo cual se debe apuntar en el debe bajo los siguientes asientos contables: tesorería, IVA soportado y arrendamientos y cánones. En cambio el leasing se tiene que apuntar en elementos del transporte, acreedores por arrendamientos financiero (tanto a largo como corto plazo), IVA soportado, tesorería y arrendamientos y cánones, y por último, a final de año en el mismo asiento de acreedores por arrendamientos financieros (a largo y corto plazo), amortización del inmovilizado material y amortización acumulada de elementos de transporte.

Diferencia entre contrato de leasing y renting y su uso en la empresa

Como comentamos antes, el renting es muy usado por los empresarios ya que les dice ya de antemano qué gastos fijos tienen y el no tener que preocuparse por si tal bien, que es de renting, se estropea, ya que no se tienen que encargar de ello sino la empresa a la que lo contrata, esta es una gran diferencia entre contrato de leasing y renting.

Bueno, ¡esto ha sido todo por hoy! Esperemos que os sirva, hayáis aprendido la diferencia entre contrato leasing y renting, y qué beneficia más en cada caso.

Para cualquier consulta o duda, tus asesores financieros estamos a tiro de llamada.

A ti, lector, gracias por tu tiempo.

Un saludo