¡Muy buenas, queridos lectores! Otra semana más os traemos una entrada nueva del blog. En este, como habréis visto en el titular, tiene mucha relevancia porque vamos a explicar cuál es la fiscalidad de los planes de pensiones, única herramienta financiera de ahorro a largo plazo conocida por la población en general, y qué alternativas tenéis a ello.

En primer lugar, ¿qué es un plan de pensiones? Es una herramienta de ahorro comercializada tanto por bancos como aseguradoras, destinada única y exclusivamente a la jubilación. Al largo plazo. Ahora mismo es más líquido que hace un año por la nueva legislación, pero aún así es bastante ilíquido por los siguientes motivos: se permite rescatar las participaciones hechas hace diez años, también la liquidez cambia a tu favor si estás en paro de larga duración o enfermedad grave.

 

Fiscalidad de los planes de pensiones

Continuando con las características, estos hechos unido al factor de desconocimiento de otras herramientas del mercado más atractivas, han hecho que los planes de pensiones era lo único que se conocía para el futuro de las personas. Otros factores a tener en cuenta son las limitadas las aportaciones a 8.000€ al año, pero con los nuevos PGE lo reducen a 2.000€. También muy importante la tributación: va por los rendimientos del trabajo, cuyos tramos van desde el 19 al 49% y se tributa tanto por el aportado así como por la plusvalía que genera. Ahora estaréis pensando: ¿y no tiene ninguna ventaja? Sí, si la tiene. A la hora de aportar, y es que te puedes deducir hasta 8.000 euros al año, pero ahora con los nuevos PGE la cantidad se reduce.

En principio eso era suficiente para que las personas en su declaración de la renta se bajasen de tramo y pagasen menos a hacienda. ¡Pero cuidado, ahí hay una trampa! Porque como he dicho, en el rescate hay que tributar tanto por el aportado como por el beneficio, y el ahorro que tuviste antes lo vas a tener que pagar después.

 

Ejemplo de la fiscalidad de los planes de pensiones

Por ejemplo, lo vamos a ver a continuación con números: tienes un plan de pensiones en el que has aportado a lo largo de toda tu vida 50.000 euros, y el plan te ha dado otros 50.000 de beneficio. Llega ya tu momento de jubilarte y lo quieres rescatar. ¿Cómo lo puedes hacer? ¿Cómo es la tributación? Ten en cuenta que también lo puedes rescatar en forma de renta vitalicia, pero vamos a suponer que lo rescatáis entero.

Con 100.000€ que tienes, Hacienda se lleva unos 36.000€ –acordaos los tramos del IRPF–, así que la cantidad neta para disfrutar de tu jubilación son 64.000€.

 

Fiscalidad plan de ahorro Vs otras herramientas

Entonces ahora la pregunta es: ¿por qué se pusieron tan de moda los planes de pensiones? Porque fue promocionado por el Estado para llevarse más ‘tajada’ de los rescates. ¿Por qué? Muy sencillo: a la hora de rescatar un plan de pensiones, como acabáis de ver hay que tributar tanto por el aportado como por la plusvalía generada, y se hace por las rentas del trabajo.

¿Qué otras herramientas atractivas hay que puedan contrarrestar pagar tanto a Hacienda? Muy sencillo, y sería aquí donde entrasen los consultores financieros, cuya tarea es asesorarte en estos temas ya que lo conocen al dedillo. En este caso se tratan de los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (los PIAS) y los Unit Linked. Estas herramientas, a la hora de rescatarlo sólo tributan por la plusvalía, no por lo aportado. Además lo hace por los Rendimientos del Ahorro, cuyos tipos impositivos son del 19, 21 y 23%.

 

Fiscalidad de los planes de pensiones Vs otras herramientas

Los PIAS como los Unit Linked tienen unas pocas similitudes. Como que ambos son fondos de ahorro vinculados a un seguro de vida pero el PIAS tiene limitadas sus aportaciones a 8.000€ al año, como los Planes de Pensiones. Un Unit Linked no tiene ningún límite de aportación pero a la hora de rescatar no se puede hacer en forma de rentas vitalicias ni se puede traspasar entre sí, cosa que sí hace el resto. Otra cosa muy interesante es que si se rescata en forma de rentas, según la edad que tengas está prácticamente exento de tributación, esto es, tienes que pagar muy poco a Hacienda.

En definitiva, os voy a dejar en un cuadro las características de estos tres productos: Planes de Pensiones, PIAS y Unit Linked.

Planes de Pensiones PIAS Unit Linked
Tributa tanto el aportado como el beneficio: IRPF-Rend trabajo Tributa el beneficio: IRPF-Rend ahorro Tributa el beneficio: IRPF-Rend ahorro
Traspasable entre sí Traspasable entre sí No traspasable
Rescate en forma de renta vitalicia Rescate en forma de renta vitalicia No rescate en forma de rentas
Límite de aportación 8.000€/año (con los nuevos PGE, 2.000€). Límite aportación 8.000€/año Sin límite aportación
Beneficio fiscal: deduce hasta 8.000€ al año. Ahorro unos 3.600€. Sin beneficios fiscales Sin beneficios fiscales

 

Ejemplo con otras herramientas

Para acabar, vamos a poner el mismo ejemplo de antes pero con estas otras herramientas. Tienes 100.000€ en un PIAS, has aportado 50 mil y te da de rentabilidad otros 50 mil. Con la tabla de los rendimientos del ahorro, se quedaría de este modo:

Los primeros 6.000 tributan al 19%, de 6.001 a 50.000 al 21% y de ahí en adelante al 23%: el importe neto del rescate serían, redondeando cifras, 88.400€. Comparados con los 64.000€ que te llevarías por el plan de pensiones, ¡hay una diferencia abismal!

Y es parecido si se rescata en forma de rentas vitalicias, la fiscalidad de los PIAS es mucho mejor que los Planes de Pensiones.

Bueno, ¡esto ha sido todo por esta semana! Esperemos que os sirva, hayáis aprendido y conocido un poco la situación que hay en este momento.

Para cualquier consulta o duda, estamos a tiro de llamada.

A ti, lector, gracias por tu tiempo.

 

Un saludo