En primer lugar, un contrato de leasing es en cierta medida similar a un contrato de renting, solo que el arrendador tiene opción de compra al final del contrato. Se suele ver con los automóviles, puedes alquilarlo durante 3 años y después prorrogarlo o comprar el coche o devolverlo. Vamos a ver cuáles son los tipos de contratos de leasing más comunes:

Contrato de leasing y para qué sirven

El contrato de leasing representa realmente para el arrendador una preocupación y una carga menos ya que se puede deshacer del activo como si de un alquiler fuera. Durante el período de vigencia del contrato de leasing, el inquilino es el propietario del bien, pero no se hace cargo del mantenimiento ni averías.

Es por lo tanto que el arrendatario tiene el usufructo durante un tiempo estipulado con opción a prorrogarlo, y dependiendo del tipo de bien que sea, puede activar su opción a compra en un momento dado del futuro, o deshacerse del activo. ¿Pero cómo sería la opción de compra? Lógicamente el usuario no pagaría el mismo precio que si fuera nuevo, se le descontaría las cuotas, intereses pagados y entrada si procede. No obstante cada compañía tiene sus propias normas con respecto al contrato de leasing.

Contrato leasing y cómo funciona

Ahora que hemos visto el contrato de leasing definición vamos a ver los tipos que hay y sus características. Existen contratos de leasing inmobiliarios, por el que un bien de esta clase es comprado por una sociedad de leasing y lo subarriendan a terceros con ciertos cambios de por medio, como puede ser una reforma.

Otro tipo de contrato de leasing puede ser el mobiliario, este es el que más acostumbrados estamos a oír. Sobre todo a las empresas les interesa esto para sus flotas de vehículos. Es muy útil en caso de que la empresa tenga escasez de liquidez en un momento dado y le sea imposible la adquisición de dicho activo.

Contrato de leasing ejemplo

Por último, otro tipo de modalidad son por ejemplo los contratos de leasing operativos. En esta modalidad se da en el caso de empresas de tecnología, y consiste en el que la empresa suministradora de piezas (ya sean por ejemplo chips), se compromete a sustituir sus piezas que son de alta obsolescencia, esto es, que se desgastan o rompen con facilidad por uso. Cuando lo sustituyen, se comprometen a hacerlo por piezas igual o más avanzadas.

Contrato de leasing definicion

Estos son los tipos de contratos de leasing más comunes. No existen pocos ejemplos y cada uno se puede adaptar a su consumidor. Sigue siendo hasta la fecha una opción muy demandada y se prevé que siga in creciendo de cara a los próximos años, sobre todo con respecto a los alquileres de coches que genera para las empresas capacidad de previsión y para los particulares y problema menos, ya que el coste del desgaste no es suyo.

Bueno, ¡esto ha sido todo por hoy! Esperemos que os sirva, hayáis aprendido quees el contrato de leasing, conocido un poco sus tipos y sus ventajas.

Para cualquier consulta o duda, tus asesores financieros estamos a tiro de llamada.

A ti, lector, gracias por tu tiempo.

Un saludo